- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

El precio del oro y la flexibilización de la cuarentena COVID-19

(OroyFinanzas.com) – Luego de haber alcanzado su segundo mayor nivel desde el 2012, el precio del oro comenzó la jornada de este lunes con un leve retroceso hasta los 1.709,99 USD por onza. Esto probablemente se vincula a los anuncios de flexibilización de las medidas de cuarentena por coronavirus en algunos países.

Desde mediados de la semana pasada, la cotización del oro mantuvo una estabilidad relativa por encima de los 1.728,98 USD [1], uno de sus precios más altos desde hace casi ocho años, a excepción del pico de 1.736,91 USD por onza alcanzado el pasado 16 de abril.

Con la incertidumbre en los mercados producto de la paralización de la economía global por medidas de cuarentena, muchos inversores han acudido al oro por reconocerlo como el fondo de reserva de valor más estable.

Con todo, en la medida en que se dan los primeros pasos de reapertura económica en países como Estados Unidos, los inversores comienzan a disminuir su aversión al riesgo y salen de sus posiciones más conservadoras, como puede ser el oro, pero somos optimistas de que volverán.

Craig Erlam, analista de la compañía de forex OANDA, estableció que “estamos comenzando a escuchar de más reaperturas de economías que tratan de devolver sus negocios a la mayor normalidad posible, y eso debe estar levantando el sentimiento. Este tipo de rebote en el apetito de riesgo puede estar potencialmente impulsando la toma de ganancias en el oro”.

El oro resguarda el valor en tiempos de crisis

El retroceso en el precio del oro ha sido bajo si lo ponemos en perspectiva con la caída general de los mercados experimentada el pasado 16 de marzo tras la declaración de la pandemia COVID-19 por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Entonces, el precio de la onza de oro cayó a un fondo de 1.462,04 USD.

Es muy probable que el sentimiento de riesgo en el mercado se mantenga alto debido a las expectativas de nuevas medidas de estímulo económico por parte de los mayores bancos centrales del mundo. Con pronósticos de inyección de nuevo circulante en economías golpeadas, el oro aparece como el mayor resguardo de riqueza y de poder de compra.

A lo anterior se suma la llamada de atención [2] realizada por la OMS a los gobiernos del mundo ante la flexibilización de las medidas de aislamiento, advirtiendo que esto puede derivar en una segunda ola de contagios. Hasta el momento, alrededor de 2.97 millones de personas han sido infectadas por el virus a nivel global y 205.948 han muerto, según reportes de Reuters [3].

Analistas del Commerzbank han establecido que “aun cuando se levante la cuarentena, el mundo todavía estará muy lejos de algún tipo de normalidad. El mayor riesgo entonces es el colapso económico. Para enfrentar esto, los gobiernos del mundo probablemente continuarán gastando sumas de dinero sin paralelo –muchas de las cuales serán creadas por bancos centrales. El precio del oro permanecerá en demanda como una divisa de crisis en este ambiente”.

[4]