- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Qué está pasando en el mercado del oro? – Jim Rickards

(OroyFinanzas.com) – Jim Rickards opina sobre sobre la actual situación del mercado del oro, relacionando dos noticias interesantes que han tenido lugar recientemente. Para el analista financiero, “algo raro” está sucediendo en torno al oro.

La semana publicábamos dos noticias relacionadas con el mercado del oro. Por un lado, hacíamos mención a la noticia de que Alemania lograba repatriar sus reservas de oro 3 años antes del calendario previsto [2] y por otro, recogíamos la noticia de que Fort Knox abría sus puertas a una delegación civil, después de 40 años [3].

La decisión alemana llama la atención porque Frankfut no dispone de un mercado tan sofisticado sobre el oro como tiene lugar en Nueva York o Londres, donde el oro alemán puede ser utilizarlo para operaciones financieras que aporten algún rendimiento. Y porque con esta decisión, además, los alemanes han reducido la oferta flotante y el oro disponible en estos dos mercados, rebajando indirectamente el nivel de sus operaciones habituales. Para Rickards las fechas del anuncio alemán de la repatriación (2013) y de culminación con éxito del objetivo (2017) muy bien pueden estar relacionadas con la política interior alemana. Ambos son años electorales y los alemanes votan su gobierno nacional. En 2013 la canciller Merkel anunció esta medida que había sido propuesta por un partido nacionalista alemán y es posible que en las elecciones del próximo día 24, la reciente repatriación del oro pueda materializarse en votos o acuerdos post electorales. Otra posibilidad a tener en cuenta -también manifestada por  Rickards en 2011, en libros y conferencias-, es que en caso extremo y mediante la nueva legislación surgida tras los atentados del 11S,  los Estados Unidos pueden congelar o confiscar el oro extranjero almacenado en suelo estadounidense amparados en su legalidad. En su momento, estas medidas legislativas tuvieron cierto impacto político en Europa, especialmente en los Países Bajos, Alemania y Austria y los europeos manifestaron su intención de repatriar su oro y ponerlo a salvo en sus propias bóvedas nacionales. Pues Alemania lo ha logrado tres años antes de lo previsto.

La otra noticia que recoge Rickards en su análisis –la extraña visita a Fort Knox- la relaciona con los problemas de liquidez que atraviesa el Tesoro estadounidense y si el oro almacenado podría ser una solución para evitar una posible suspensión de pagos. Si el Congreso no aumenta el techo de la deuda, el Tesoro podría suspender pagos el 29 de septiembre. Ese oro estadounidense tiene una valoración oficial de 42,22 dólares por onza en los libros del Tesoro, cuando en el mercado internacional el precio de la onza supera los 1.300 dólares. Así que una revaluación de la contabilidad de ese oro podría generar al Tesoro alrededor de 355.000 millones de dólares en efectivo, sin necesidad de aumentar la deuda, simplemente revaluando el oro de los Estados Unidos a precios de mercado. Una vez hecho el apunte contable, el Tesoro podría emitir un “certificados de oro” y solicitar dinero recién impreso a la Reserva Federal, amparado en la Ley de Reserva de Oro de 1934. A esta posibilidad ya se ha recurrido con anterioridad durante la administración Eisenhower en 1953.

Pero para que esta solución pueda tener lugar, el oro debe existir y encontrarse en Fort Knox, claro, y puede que la visita de Mnuchin y McConnell tuviera como objetivo asegurarse de que el oro realmente existe, para poder revaluarlo y posteriormente emitir certificados.

[4]