- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

¿Qué es el Fondo de Rescate Europeo (MEDE)?

(OroyFinanzas.com) – Nos acercamos al final de la serie que iniciamos hace unas semanas para explicar el funcionamiento y la estructura de las nuevas instituciones que gobernarán la Unión Europea. Con los turrones vendrá el último de estos artículos; pero hasta entonces toca revisar una cuestión fundamental en el nuevo marco europeo. Esta pieza es el Fondo de Rescate Europeo, llamado con redomada cursilería, Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

1.     Qué es el MEDE y cuál es su origen

El MEDE nació en 2011 a raíz de la modificación del artículo 136 del Tratado Fundacional de la Unión Europea, en el que se establece que “los Estados miembros cuya moneda es el euro podrán establecer un mecanismo de estabilidad que se activará cuando sea indispensable para salvaguardar la estabilidad de la zona del euro en su conjunto”. Por tanto, el MEDE es un fondo de rescate disponible para aquellos miembros del Euro que no puedan financiarse en el mercado.

Esta nueva institución surge de la unión, por un lado, de la Facilidad Europea de Estabilización Financiera – FEEF [2] (European Financial Stability Facility ó EFSF) y, por otro lado, del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera – MEEF (European Financial Stabilisation Mechanism ó EFSM).

Estas dos organizaciones se aprobaron en el Consejo Europeo del 17 de Diciembre de 2010 y dieron lugar a una posibilidad hasta entonces imposible: constituir un fondo de rescate para evitar la quiebra de algún miembro del Euro. Ante todo, su objetivo era evitar que la bancarrota de un país perjudicara al resto de los socios europeos. Por ello, sus primeras actuaciones se dirigieron hacia Portugal e Irlanda.

Con toda seguridad, uno de los elementos clave es la existencia de condicionalidad en la ayuda. En este sentido, los países que pidan dinero a sus socios estarán obligados a firmar un acuerdo llamado MoU (Memorandum of Understanding) en el cual se impondrán una serie de condiciones de obligado cumplimiento en materia de política económica y fiscal. Estas condiciones son, por ejemplo, recortes severos del gasto público, subidas de impuestos, reducción de la Administración, recorte de las pensiones ó privatización de empresas públicas.

2.     Estructura y fuentes de financiación del MEDE

El MEDE está constituido como una sociedad por acciones [3]con un capital autorizado de 700.000 millones de euros y dividido en 7 millones de acciones, cuyos propietarios son los países miembros de la Zona Euro, países que siendo miembros de la UE no lo son del Euro y otras instituciones como el BCE. Cuenta con un Consejo de Gobernadores, un Consejo de Administración y un Director Ejecutivo.

Primero,  el Consejo de Gobernadores está formado por un miembro y un suplente de cada país miembro y está presidido por el Presidente del Eurogrupo, en la actualidad, Jean Claude Juncker. Todas las decisiones deben ser tomadas por mayoría cualificada de dos tercios de los miembros. Sus competencias son extremadamente importantes puesto que son los que aprueban los planes de rescate, su condicionalidad ó plazos de devolución e intereses a pagar.

Segundo, el Consejo de Administración está compuesto por unos Administradores nombrados por cada uno de los Gobernadores más un suplente. En este órgano de gobierno, las decisiones se toman por mayoría simple y su cometido es el diseño de los planes de rescate y velar por el cumplimiento de las condiciones impuestas a los prestatarios.

En último lugar, la financiación del MEDE [4]proviene de la emisión de instrumentos financieros, principalmente bonos. En el momento en el que el Consejo de Gobernadores apruebe el rescate de un país, el MEDE saldrá al mercado a buscar el importe de la ayuda que se va a prestar con una emisión de Deuda respaldada por los miembros del organismo. Si el país rescatado quiebra, el MEDE será acreedor preferente, de la misma manera que lo ha sido siempre el Fondo Monetario Internacional.

Además, el MEDE está sujeto a la valoración de las agencias de rating [5] y ésta está en función de la calidad crediticia de sus miembros. De hecho, la agencia de rating Standard&Poor´s ha quitado al MEDE la triple A tras la pérdida de la máxima calificación días antes de Francia.

3.     El MEDE y el caso de España

Una de las primeras batallas que el MEDE ha enfrentado es la recapitalización de la banca surgida de las Cajas de Ahorros españolas [6]. Con ello se ha puesto en práctica una modalidad de rescate a la economía española contemplada en los Estatutos del MEDE. Tal y como en ellos reza, el Gobierno español ha firmado un pliego de condiciones (el MoU) y un estricto calendario para recibir, a través del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) el dinero destinado a esta banca.

Este préstamo es Deuda Pública [7] y el garante de que éste se devuelva es el Estado. Ya este año, el Estado va a enfrentar aproximadamente un punto de PIB procedente de las pérdidas de los rescates de la Caja de Castilla-La Mancha, la CAM, CajaSur ó el Banco de Valencia.

Quizá el laboratorio definitivo para el MEDE sea el tan esperado rescate de España [8]. Si, tal y como se espera,  en Enero será patente el incumplimiento del objetivo de déficit público, el Gobierno no tendrá más remedio que pedir el rescate, presionado por los inversores y por los bancos españoles que cubren las “exitosas” subastas de Deuda Pública. El Gobierno español no está dispuesto a reformar radicalmente las instituciones políticas y económicas de España y para saber esto no hace falta ser economista. Sólo una obligación externa (un ancla externa) puede hacer que se hagan las cosas bien. Esperemos que, Dios mediante, sea así.

Javier Santacruz Cano, Doctorando en Economía

Fuente Imagen: finanzas.com [14]

© OroyFinanzas.com

 

[15]