- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

El BCE opta por la inflación para impulsar el crecimiento económico

(OroyFinanzas.com) – Parafraseando a Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, a esta vez tampoco es diferente. La reunión de ayer del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo ha arrojado una serie de medidas de política monetaria expansiva con las que ha roto el calendario de devolución de los préstamos a largo plazo –las famosas LTRO– baja los tipos de interés de referencia, pone los tipos de depósito en negativo y dispone la concesión de préstamos a los bancos para el crédito a familias y empresas.

Fuera del inventario de medidas que se detalla en este artículo [2], el BCE ha decidido recurrir a una solución de toda la vida: crear inflación para licuar el valor de las deudas. En una crisis como la actual, caracterizada por el exceso de deuda y la restricción de capital, reducir aún más los costes de financiación crea incentivos perversos para aumentar aún más la deuda bajo el espejismo de que su coste nominal [3] ha bajado mientras la capacidad de pago –los ingresos o la riqueza– se mantiene o cae.

Al igual que ocurrió en Reino Unido o en Dinamarca, el BCE se introduce en el campo experimental [4] poniendo en negativo el tipo al que remunera los depósitos en la institución. En este momento, los depósitos se encuentran en el entorno de 40.000 millones de euros, los cuales la mayoría son reservas legales o coeficiente de caja. Por tanto, en el Eurosistema no hay grandes bolsas de liquidez depositadas en el BCE que se deba impulsar su salida.

El “experimento” de los tipos negativos ha acabado mal en países como Dinamarca y, junto con el QE de 375.000 millones de libras esterlinas, ha acabado en Reino Unido en burbuja inmobiliaria. En Reino Unido se puso en marcha un programa de préstamo para familias y empresas llamado “Funding For Lending” (FLS) el cual mayoritariamente ha acabado siendo crédito hipotecario. El Banco de Inglaterra prohibió en diciembre que estos préstamos fueran al inmobiliario, pero aún con ello los préstamos siguen dirigiéndose a sectores cercanos o auxiliares al inmobiliario.

El BCE está a punto de cometer los mismos errores que el resto de los Bancos Centrales pero con cuatro años de retraso y con un exceso de liquidez cercano a los 200.000 millones de euros [5]. Si a esto se añade la ampliación de los mecanismos principales de refinanciación o préstamos sin límite a la banca –la llamada “barra libre” de liquidez– con un tipo fijo, la capacidad de los bancos para prestar a los Estados se incrementa de forma considerable. El objetivo es hacer prestar a la banca cueste lo que cueste. El riesgo de prestar a otros que no sean Estados, unido a la morosidad y los problemas de capital de la banca europea, pueden hacer saltar por los aires la tan buscada y deseada medicina monetaria.

© OroyFinanzas.com

[6]