- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

Diferencias entre las cadenas de bloques (blockchain) públicas y cadenas de bloques privadas

(OroyFinanzas.com) – Los términos cadena de bloques (blockchain) pública y cadena de bloques privada son sinónimo respectivamente de cadenas de bloques sin permiso (permissionless, en inglés) y con permiso (permissioned, en inglés) y ambos conceptos unidos hacen referencia a lo que con mayor frecuencia se denomina tecnología de la cadena de bloques (blockchain).

La primera cadena de bloques (blockchain) [2] que ha existido es la de Bitcoin. Y para muchos es la única [3]. Sin embargo, la realidad es que, cada vez es más evidente que no es ni será la única, al menos en un futuro próximo. El interés que la tecnología de la cadena de bloques está despertando en diferentes ámbitos, pone en relevancia que realmente es cuestión de tiempo que las cadenas de bloques invadan nuestra vida. Habrá que ver en qué dirección lo hacen y en qué formato porque, de momento, la cadena de bloques por antonomasia sigue siendo la pionera, es decir, la cadena de bloques de Bitcoin.

¿Qué es la cadena de bloques pública de Bitcoin?

Ya explicamos hace algún tiempo qué es la cadena de bloques (blockchain) de Bitcoin [2]. Y recomendamos la relectura de este artículo. Resumidamente y de manera simplificada, la cadena de bloques de Bitcoin es la base de datos, descentralizada, distribuida y abierta, que registra todas las transacciones de bitcoins [4]. Todas las transacciones efectuadas con bitcoin son agrupadas en bloques, y cada bloque se añade a la cadena tras un complejísimo cálculo que realizan los mineros [5]. Una vez que un minero resuelve dicho cálculo, el bloque se añade a la cadena y a continuación se difunde por la red Bitcoin para que todos los nodos [6] verifiquen su validez y posteriormente actualicen el estado de la cadena. Seguidamente cada minero de la red comenzará a trabajar en un nuevo bloque, que volverá a agrupar un conjunto de transacciones. Y así sucesivamente. Es importante resaltar que los bloques tienen un orden predeterminado dentro de la cadena y esto es así porque están interrelacionados entre ellos, por lo que es imposible eliminar uno de ellos o cambiarlo, de igual forma que es imposible borrar o cambiar una de las transacciones que está agrupada en un bloque ya añadido a la cadena. Por tanto, una vez que un bloque es considerado válido por la red, permanecerá en la cadena de bloques para siempre.

Las características fundamentales de la cadena de bloques de Bitcoin son: 1) descentralizada (elimina la necesidad de una entidad central de confianza y no existe un poder centralizado sobre ella, sino que todos los nodos de la red son iguales [7]); 2) distribuida (cada nodo de la red Bitcoin posee una copia de la cadena de bloques actualizada); 3) consensuada (existe un consenso generalizado, marcado por unas reglas claras [8], sobre qué transacciones son válidas y cuál es el estado actual de la cadena); 4) abierta (cualquiera puede participar, lo único que hay que hacer es descargarse el software [9]; cualquiera puede enviar transacciones y cualquiera puede acceder a la información registrada en la cadena de bloques) y 5) segura (su seguridad depende de una combinación de incentivos económicos y verificación criptográfica [10]).

Características de las cadenas de bloques (blockchains) públicas

La cadena de bloques de Bitcoin es considerada una cadena de bloques pública. Para poder entender por qué es pública deberemos responder las siguientes preguntas:

La cadena de bloques de Bitcoin no es la única cadena de bloques pública que existe en la actualidad. Otras criptomonedas también están usando su propia cadena de bloques y también éstas son públicas. Algunos ejemplos serían Ethereum [11], Litecoin [12], Namecoin [13].

¿Qué son las cadenas de bloques (blockchains) privadas?

Aunque actualmente no existe ni una sola cadena de bloques privada de la que se tenga constancia públicamente y, por lo tanto, no podemos explicar exactamente en qué consisten el término en relación a un ejemplo concreto, como hemos hecho con la cadena de bloques pública de Bitcoin más arriba, cada vez más empresas del ecosistema y más instituciones hablan del uso de las cadenas de bloques privadas para reemplazar o actualizar actividades que se venían realizando hasta ahora de manera diferente, o quién sabe si para crear nuevas funciones desconocidas hasta el momento.

En cualquier caso parece que existe un consenso generalizado en que las cadenas de bloques privadas son aquellas en las que el proceso de consenso y/o la participación están límitados. Además la lectura de la información registrada en la cadena de bloques puede también estar limitado a determinados participantes. Se trata así de un club privado en el que predeterminados actores tienen acceso. La consecuencia inevitable de ello es que no se trata de un sistema descentralizado, ya que existe determinado nivel de centralización de poder, aunque simplemente ese nivel de centralización venga dado por el mero hecho de seleccionar a los participantes en la red.

Vitalik Buterin, co-fundador de Ethereum, analizaba recientemente estos conceptos [14] y diferenciaba dentro de las cadenas de bloques privadas entre las cadenas de bloques consorcio y las cadenas de bloques completamente privadas. Según él, las primeras responderían a una cadena de bloques en la que el consenso es alcanzado por un consorcio de instituciones (pongamos como ejemplo 9 instituciones financieras) por lo que este tipo de cadenas de bloques pueden ser consideradas, parcialmente descentralizadas (ya que, el poder no está en una institución concreta, sino que es compartido por el conjunto de 9 instituciones). Por otro lado, las cadenas de bloques completamente privadas son aquellas en las que los permisos de escritura se mantienen centralizados en una sola organización.

Pero fuera de esta diferenciación que hace Buterin, para entender por qué es una cadena de bloques considerada privada, respondamos a las mismas preguntas que antes:

Disrupción vs transformación

Por tanto, comparando ambos modelos, podemos concluir que las cadenas de bloques públicas suponen un cambio de paradigma a todo lo anteriormente conocido, ya que ofrecen una verdadera transformación. Sin embargo, las cadenas de bloques privadas, con la información que actualmente tenemos sobre ellas, permiten transformar también algunos aspectos respecto a cómo se venían haciendo hasta ahora, y puede que esa transformación sea suficiente para algunos [15] como determinadas instituciones financieras que temen por su poder de mercado oligopolístico y quieren protegerse a través de la regulación contra la innovación de las cadenas de bloques públicas. De lo que no hay duda, es que para aquellos que ya han sido seducidos por la disrupción que imponen las cadenas de bloques públicas, las posibilidades que ofrecen las privadas saben a poco.

En cualquier caso, no hay que olvidar que la tecnología de la cadena de bloques es muy reciente. No tiene aún ni siete años. Como si de una niña se tratara, su desarrollo está en constante evolución. Y en este desarrollo constante se incluye también a la cadena de bloques pionera, la de Bitcoin. Por lo tanto, la evolución de la misma es imprecedible aún. Lo que parece indudable es que hablaremos de ella largo y tendido.

© OroyFinanzas.com

[16]