- OroyFinanzas.com - https://www.oroyfinanzas.com -

5 opciones de la Fed para hacer política monetaria expansiva sin subir tipos en 2015 – Jim Rickards

(OroyFinanzas.com) – Tal como predijo la semana pasada Jim Rickards la Reserva Federal-Fed (el Banco Central de Estados Unidos) no aumentó los tipos de interés de referencia [2] en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) [3] el 17 de septiembre 2015. Las razones utilizadas por la Fed para no aumentar los tipos eran las esperadas. Por una parte, el crecimiento débil en todo el mundo, especialmente en China, y ningún indicio de inflación [4] en los EE.UU. Obviamente enseguida los analistas empezaron a hablar de que los tipos podrían subir en una de las dos próximas reuniones de la Fed en octubre o diciembre 2015, pero en realidad lo más probable es que lo próximo que se vea de la Fed sea una relajación de su política monetaria y no un endurecimiento con subidas de tipos ni nada similar. Veamos cuáles son, según Jim Rickards, las cinco opciones que tiene ahora la Fed para hacer política expansiva (inyectar dinero en el mercado) y por qué lo hará.

¿Cuál es el origen de los problemas de la Fed?
La Fed ha estado endureciendo su política monetaria desde mayo 2013, a pesar de que los tipos que ha fijado el FOMC se hayan mantenido cerca de cero desde 2008. Ben Bernanke inició el proceso de cerrar el grifo del dinero fácil en mayo 2013 con lo que se conocía como “tapering” (de frenar) con la amenaza de dejar de comprar deuda como parte del QE y en diciembre 2014 lo realizó. Después, Janet Yellen [5] (su sucesora), acabó con el forward guidance (una táctica de guiar los mercados a través de la comunicación proactiva con ellos) [6] en marzo 2015 y ha amenazado con subir los tipos a lo largo del 2015.

Todos estos movimientos de la Fed afectaron a las expectativas del mercado y llevaron a un dólar fuerte que importó deflación [7] y una huida de capitales desde los mercados emergentes. Sorprendentemente la Fed consiguió endurecer la política montaria sin subir los tipos de interés de referencia. La Fed tomó estas decisiones basándose en modelos erróneos de la economía estadounidense asumiendo que la economía de EE.UU. podía asumir esos tipos, pero la economía no era tan fuerte. El resultado es que la Fed ahora intenta minimar los daños buscando formas para aflojar la política monetaria (o sea instrumentos para que llegue más dinero al mercado para mantener al paciente vivio).

Janet Yellen en este sentido reconoce que la política monetaria de los dos últimos años de la Fed ha puesto en peligro el crecimiento global. Rusia, Canadá y Brasil ya están en una recesión. Japón y EE.UU. están muy cerca de una. China está claramente en desacleración y la Fed necesita aflojar su política antes de que el crecimiento siga cayendo.

Muchos analistas asumen que eso es imposible cuando los tipos ya están a cero, pero la Fed tiene al menos cinco opciones para aflojar las condiciones monetarias. Janet Yellen se refirió a varias de ellas en su rueda de prensa después del anunció de la Fed de no subir los tipos. No anunció medidas expansivas (la inyección de dinero), pero el hecho de que los mencionará era importante.

Aquí van las cinco opciones que tiene la Fed para hacer política monetaria expansiva sin subir los tipos de interés:

1) Forward Guidance [6]: La Fed puede volver a utilizar el forward guidance asegurando que la Fed será paciente sobre una posible subida de tipos o que no habrá una subida en un tiempo indeterminado como parte de su comunicación con el mercado. Dentro del mundo de los analistas que siguen la Fed durante un tiempo se le dió mucho tiempo a esa palabra (patient, paciencia en inglés) en los discursos de Yellen. Esta táctica se utilizó de 2010 hasta principios de 2015 y podría usarse de nuevo.

2) Q [8]uantitative Easing o “QE [8] es la segunda opción y consiste en comprar activo financieros (principalmente deuda pública) en los mercados para inyectar dinero. La eficacia de este instrumento no tiene muchos factores a su favor por sus pobres resultados hasta la fecha, pero no se puede excluir como opción.

3) Tipos de interés negativos es la tercera opción [9]. Esto nunca se ha intentado en los EE.UU., pero sí en Suiza y la zona Euro [10]. Podría animar a los bancos a prestar dinero y motivar a los consumidores a gastar en vez de contemplar cómo desaparece el dinero de sus cuentas de banco.

Hay problemas técnicos con los tipos de interés negativos, como por ejemplo, que podrían destruir la industria de los fondos monetarios (Money market funds) ya que éstos necesitan tipos al menos positivos para pagar sus costes. Es poco probable que la Fed baje los tipos a niveles negativos, pero no se puede descartar de la misma forma que no se puede descartar un QE4 (por ahora “solo” hemos llegado al QE3).

4) Imprimir dinero es quizás la opción más potente (la metáfora que se suele utilizar es que se tira dinero desde un helicóptero) para combatir la deflación y aumentar las tasas de crecimiento nominales [11]. La idea es desintermediar a los bancos y darle dinero directamente a la gente para que lo gaste.

En la práctica esto se hace con déficits fiscales cada vez más grandes (más gastos que ingresos por parte del gobierno). El gobierno estadounidense emite más deuda para cubrir los déficits y la Fed crea el dinero para comprarlos (no es díficil ya que la Fed es el emisor y creador del dinero). La diferencia entre el QE y el dinero helicóptero es que el dinero va directamente a los beneficiarios del gobierno en vez de ir a los bancos primero. Esto puede parecer algo descabellado porque tendrían que colaborar el Congreso y la Casa Blanca (White House), pero 2016 es un año de elecciones y los dos grandes partidos podrían ponerse de acuerdo sabiendo que la Fed les va a apoyar.

5) Guerra de las divisas (Currency Wars) es la última opción y la Fed podría volver a esta opción e intentar devaluar el dólar. Esa fue la política de 2010 a 2011, tras el pánico financiero de 2007-2009. Esto no ayudaría al crecimiento económico del mundo, pero podría ayudar a EE.UU. en el corto plazo. Al ser la economía estadounidense la más grande del mundo, el crecimiento en EE.UU. es mejor que una recesión en EE.UU. Un dólar barato también podría ayudar a los mercados emergentes con su problema de deuda denominada en dólares [12].

Un dólar más barato tendría que organizarse con la ayuda del Banco Central de Japón y el Banco Central Europeo-BCE (es poco probable que China colabore porque necesitan desesperadamente un yuan más barato.) Un dólar más barato se crearía en las antesalas del poder y no se anunciaría. Para saber qué pasará hay que observar la cotización del dólar/euro.

A corto plazo la Fed seguirá diciendo que puede subir los tipos este año y por eso el mercado de deuda podrá seguir con su burbuja, pero a principios de 2016 puede que se acabe la política expansiva y eso podría favorecer al oro, petróleo y otros activos reales.

Fuente: WestShoreFunds [13]

© OroyFinanzas.com

[14]