(OroyFinanzas.com) – El oro se ha revalorizado fuertemente el año pasado frente a las preocupaciones por parte de los inversores acerca de la evolución del dólar, la inflación y las condiciones macroeconómicas y financieras globales. Pero se ha estabilizado hace ya más de 4 meses en una zona entre los 1100 y los 1200 dólares la onza troy, a diferencia de otros commodities, como el petróleo, que siguió su camino alcista.

Primero hay que entender que el oro es refugio por naturaleza. Y cuando las condiciones macro y financieras globales se estabilizan su precio pierde el impulso, como ocurrió en la actualidad.

También influye fuertemente (al igual que el resto de los commodities) la evolución del tipo de cambio, dado que su cotización es en dólares, y cuando el dólar se desvaloriza y pierde terreno frente a otras monedas, son necesarios más dólares para comprar la misma unidad física del metal (como ocurrió en la mayor parte del 2009) y viceversa, como está ocurriendo en la actualidad: con un dólar fuerte hay menos incentivos para que el rally se extienda.

Esta especial coyuntura en la que nos encontramos, con EE.UU. ya creando empleos y recuperándose cada vez más y un crecimiento de China que sorprendió a muchos (11.9% interanual en el primer trimestre del año), echó por tierra todas las versiones apocalípticas de Roubini, Krugman y otros tantos economistas que predijeron el Armagedon. Que no haya inflación (por ahora) en las economías desarrolladas es otro motivo para no refugiarse en metales preciosos, que son sinónimos de valor y deberían cubrirnos frente a la pérdida de poder adquisitivo en términos reales.

¿Hacia dónde va el oro?

La pregunta que nos hacemos se la hace constantemente el mercado. Hay un mercado de futuros para especular o cubrirse a través de contratos estandarizados (de 100 onzas cada uno). El mismo indica que los precios deberían retomar el camino alcista, pero muy lentamente: no se espera prácticamente un aumento para este año y de aquí a fines del año que viene apenas unos 20 dólares la onza. Para fines del 2014 unos 150 dólares la onza:

Figura 1
Futuros del oro: contratos 2010-2014 ( lunes 19 de abril 2010)

La especulación detrás de los futuros, sin embargo, es alimentada en parte por los grandes bancos que incrementaron recientemente sus proyecciones. A modo de ejemplo, Goldman Sachs estima que el precio promedio del oro para el 2010 se ubique en USD 1.165 la onza –superior a los valores actuales- pero que crezca fuertemente hasta USD 1.350 promedio para el 2011. Se espera que el precio sea de USD 1.220 la onza y USD 1.320 la onza para un horizonte de 6 y 12 meses, respectivamente.

Desde los technicals

Técnicamente, tras la corrección de más de 25% en el año 2008 desde los USD 1002,9 hasta los USD 724,6 el oro entró en un canal alcista en el transcurso del año 2009, estabilizándose en los valores actuales, pero manteniendo la tendencia de mediano plazo intacta. De acuerdo a esto, el commodity podría ir en busca de la línea de resistencia ubicada en la zona de los USD 1300,0 en el largo plazo. En el supuesto caso que de los valores actuales el oro quiebre el soporte del canal alcista, el mismo podría presentar un ajuste mayor e ir en busca del mínimo cercano a los USD 1066,0 por onza troy.

En el corriente año, después de la corrección que mostró de más de 12% desde su máximo de USD 1215,7 por onza troy hasta el mínimo del año de USD 1062,9 por onza, el oro volvió a terreno positivo encontrando una línea de resistencia en los USD 1162,0 difícil de perforar a corto plazo.

El oro puede operarse en los mercados a través de su principal ETF, el GLD. Dicho instrumento replicó el movimiento del subyacente durante los últimos veinte meses. En dicho período, el mismo testeó un máximo de USD 119,2 a comienzos de diciembre de 2009 que aún no logró superar. En el corto plazo su precio está ajustando después de haber testeado una resistencia en los USD 113,6. De esta manera podría ir en busca de valores cercanos a los USD 110 aproximadamente. En un plazo más largo, y al igual que el subyacente (la onza de oro) el ETF se mantiene dentro del canal alcista que comenzó aproximadamente en noviembre de 2008. Estimamos que el GLD podría ir en busca de la resistencia del canal ubicada en la zona de los USD 130. En caso contrario, de testear y quebrar los USD 110, podríamos estar frente a una corrección mayor en donde podría romper los USD 100.

¿Cuáles son los factores que sostienen una perspectiva alcista del oro?

La fuerte inyección realizada por los Bancos Centrales alrededor del mundo viene generando un exceso de liquidez en los mercados cuyo destino varía dependiendo de la aversión al riesgo por parte de los inversores. Por ahora, la política laxa por parte de la Fed está asegurada y en cada discurso y Minutas de las reuniones del FOMC confirma una y otra vez que las tasas de interés se mantendrán en niveles mínimos por un tiempo prolongado, y quizás este sea mayor a lo previamente estimado. Las bajas tasas de interés sustentan los altos niveles de liquidez en el mercado especulativo y parte de ese dinero debería volver nuevamente a impulsar al oro, que ha estado básicamente “planchado” por la apreciación del dólar.

Veamos qué ocurre en las hojas de balance de los Bancos Centrales alrededor del mundo. El año pasado, la depreciación de dólar generó un mayor deseo de convertir sus carteras en portafolios menos dependientes de la divisa norteamericana. Es así como las ventas netas de oro realizadas por parte de organismos oficiales como los Bancos Centrales en el período 2004-2008 registraron una fuerte caída en 2009 convirtiéndose en compradores netos a partir del segundo trimestre del año pasado:

Países como Estados Unidos, Francia, Alemania o Italia poseen un elevadísimo porcentaje de oro sobre el total de reservas (supera el 65%) en todo esos casos y son potenciales vendedores. Pero los países que surgen como las nuevas potencias mundiales como Rusia, India, Taiwán, Japón o China poseen niveles que no superan el 6%:

La demanda de oro por parte de los Bancos Centrales como activo reserva se ha incrementado. Así es que Rusia, India, China, México y Ecuador son países cuyos Banco Centrales mostraron su interés en incrementar sus reservas de oro. El mercado de oro es relativamente pequeño en comparación con otros como el de bonos o monedas, por lo que es posible que sus compras tengan efectos reales en el precio.

Por otro lado, a medida que la economía mundial se recupera, el nivel de ingreso de los países aumenta y generando una suba más que proporcional de la demanda de joyas dado que los bienes de lujo tienen una elasticidad ingreso mayor a uno. Este será un factor clave en cuanto a la sostenibilidad del incremento del precio del oro, alimentado especialmente por los nuevos ricos de China.
Nos estaremos encontrando el viernes con más información y análisis.

Gustavo Neffa

Fuente: Latinforme

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.