(OroyFinanzas.com) – Desde la semana pasada los empleados de la mina indonesia Grasberg Mine están en huelga. Se trata de la mayor mina de cobre y oro del mundo. En otros países en vías de desarrollo también se están dando frecuentes huelgas de trabajadores mineros, que en la mayoría de los casos reivindican más prestaciones sociales, mejores condiciones laborales y un aumento de sueldo. Por ello, los analistas de mercados financieros temen que estos parones en la producción podrían llegar a causar problemas de suministro en diversos sectores de materias primas. Tales problemas de suministro seguramente sólo se resolverían en el caso de que la economía mundial volviera a caer en recesión y la demanda bajara. En caso contrario, la situación de suministro seguiría siendo tensa, lo que a largo plazo tendría un efecto positivo sobre el desarrollo de precios del sector de materias primas.

La semana pasada volvieron a estallar las protestas en Indonesia. Miles de mineros de Grasberg Mine, situada en la zona oriental del país, levantaron barricadas en las calles y paralizaron la producción de la mina. Grasberg Mine tiene uno de los mayores yacimientos de cobre y oro del mundo, y es operada por el gigante minero Freeport-McMoRan. Los empleados están reivindicando unos salarios que se ajusten a los estándares internacionales. Actualmente los empleados están cobrando cerca de 2 a 4$ por hora. Un 90% de los 12.000 mineros están pidiendo que su sueldo se ajuste a los estándares salariales internacionales, que se sitúan entre 17 por 40$ la hora. En cambio, la dirección de Freeport-McMoRan argumenta que al encontrarse en la recóndita provincia de Papua, la mina genera unos costos muy elevados de infraestructura, de instalaciones portuarias y de explotación. Por ello, las reivindicaciones de los trabajadores son utópicas. La semana pasada se dieron enfrentamientos violentos con la policía que se cobraron 5 vidas por parte de los huelguistas. Es la segunda huelga del año en Grasberg Mine; en julio la mina tuvo que detener su producción durante ocho días.

Incidentes de este tipo no son casos aislados en la industria minera internacional. Muchos trabajadores están reivindicando una mejora de las condiciones laborales, un aumento de sueldo y una cobertura médica más económica. En este año ya se han dado huelgas en Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y Sudáfrica, que no sólo afectaron al sector minero, sino también a otros sectores de la economía. Sudáfrica es uno de los mayores productores de oro, platino, paladio y diamantes del mundo. En las últimas semanas la producción ha sufrido reiterados parones, que han tenido un efecto negativo sobre el sentimiento de los inversores en los mercados financieros. Las huelgas también podrían ser una de las razones por las que las acciones de las empresas mineras no están subiendo en bolsa, a pesar de la carrera alcista vertiginosa de los precios de la mayoría de las materias primas. Los inversores temen a las oleadas de huelga internacionales, que perjudican el balance de las empresas mineras y reducen los beneficios. Durante el parón de julio, en tan sólo ocho días Freeport-McMoRan sufrió unas pérdidas de más de 30 millones de dólares. Asimismo, los metales codiciados se encuentran a cada vez más profundidad – de hasta 6.000 metros. Por lo tanto, las empresas mineras sudafricanas ya cuentan con unos costos de producción de 1.600$ por onza troy de oro. Esta es otra de las razones por las que los inversores observan el sector minero con reticencia. El fuerte aumento de los costos de exploración y extracción de oro, plata, cobre y otros metales pesa sobre los pronósticos financieros de los analistas. Por lo tanto, la situación de suministro en los mercados de materias primas no mejorará. Más bien crece la preocupación por posibles problemas de suministro que a largo plazo podría beneficiar a la mayoría de los precios.

Fuente: Análisis GoldMoney Research

© OroyFinanzas.com

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.