Madrid, 30 Marzo 2012 (Carlos Arias Vernal) – Independientemente de la volatilidad que el precio del oro pueda experimentar en el corto plazo, este metal continuará siendo el refugio de valor por excelencia.

Esta característica del metal amarillo lo hace especialmente valioso en el actual contexto de políticas monetarias expansivas (una tasa de interés baja hace menos caro invertir en oro y una cantidad de dinero circulante que crece a una mayor velocidad que la producción aurífera también empuja el precio del metal al alza). Pero ¿cuál es la mejor manera de invertir en este metal?


Invirtiendo en mineras auríferas

Históricamente, los retornos de invertir en oro y de invertir en mineras de oro han estado estrechamente correlacionados. Sin embargo, desde abril del 2011 empezó a observarse un claro desacoplamiento entre el precio del metal y el precio de estas mineras.

Esto se debería a la volatilidad que ha venido experimentando el precio del oro, la cual no permite incorporar a las valorizaciones de las empresas los precios del oro de largo plazo más acordes con los precios actuales.

Es de esperar que la relación converja nuevamente, una vez que esta volatilidad disminuya y las valorizaciones de las empresas puedan utilizar a largo plazo un alza del precio del oro.

Existen diversas maneras de aprovechar esta situación. Una es comprar acciones de la compañía minera de oro de su preferencia y otra es comprar índices representativos de mineras de oro. Por ejemplo, GDX agrupa a las principales mineras de oro del mundo y tiene un upside de un 46%, según el consenso de analistas consultado por Bloomberg,

Carlos Arias Vernal
Jefe de Research, Andes Securities SAB

Más sobre

Marion Mueller es la fundadora y co-editora de OroyFinanzas.com desde 2004.