InterPlanetary File System (IPFS), el protocolo distribuido que podría transformar Internet

television antigua

(OroyFinanzas.com) – Una tecnología aún desconocida por la mayoría, pero que cada vez es más mentada en el sector, está emergiendo con el objetivo de transformar Internet tal y como la conocemos. Se trata de InterPlanetary File System (IPFS), un nuevo protocolo de Internet entre pares (p2p) que podría llegar a complementar o sustituir al Protocolo de Transferencia de Hipertexto (HTTP) que es el que actualmente y a nivel global permite las transferencias de información en la web, y por lo tanto, transformar el Internet actual dependiende de servidores centralizados en una web totalmente distribuida.

Cómo funciona Internet actualmente (HTTP)

Actualmente cuando navegas por Internet y entras en una página web, el navegador tiene que estar directamente conectado a los equipos que funcionan como servidores de dicha página web, de dicha URL. Cada URL es la dirección que utilizamos para acceder a cualquier página de Internet, por ejemplo la de OroyFinanzas es: https://www.oroyfinanzas.com.

Para poder acceder a cada una de estas URLs, el navegador necesita de esa conexión con los servidores, incluso si esos servidores están lejos y el proceso de transferencia consume mucho ancho de banda. Esto resulta en un proceso de transferencia costoso, que además ralentiza la navegación. Pero además, está empezando a considerarse por muchos como poco fiable, ya que si algún eslabón de la comunicación HTTP falla, por la razón que sea, el conjunto de la transferencia se rompe. Si un servidor pierde un archivo, es cuando típicamente obtenemos el error 404 con el que todos los que navegamos por Internet estamos familiarizados en mayor o menos medida. O si el dominio del servidor desaparece o falla por la razón que sea, no se obtiene ninguna respuesta HTTP.

Además este protocolo que se ha universalizado, el HTTP, ha derivado en que, a pesar de que la web estaba destinada a ser descentralizada, lo cierto es que la web que tenemos actualmente está convirtiéndose muy rápidamente en algo centralizado, dado que miles de millones de usuarios dependen de un pequeño grupo de servidores. Con todos los inconvenientes que eso puede suponer: la intercepción de nuestras comunicaciones en unas pocas fuentes, como reveló Snowden; o facilita la censura de contenidos por parte de determinados países o gobiernos; o poner en riesgo que nuestras comunicaciones sean interrumpidas por ataques DDoS.

Parece que cada vez más voces claman porque una web más distribuida sería menos maleable por parte de un pequeño grupo de organizaciones poderosas y mejoraría la libertad e independencia de los usuarios, a la vez que reduciría el riesgo de que al caer alguno de los gigantes tecnológicos, desaparezcan junto a él gran cantidad de información. Y es que, el paso al mundo digital que hemos vivido en los últimos años, hace que cada vez más nuestra historia colectiva esté en las entrañas de la web, y cada vez que desaparece una empresa que funciona como servidor, la información desaparece con ella.

Todas estas limitaciones, podrían desaparecer con IPFS, que pretende convertir la web en algo más abierto, más rápido y más seguro, creando una red totalmente distribuida, en la que no se necesiten centros de datos funcionando constantemente. El protocolo IPFS ha nacido de la combinación de varias tecnologías, entre las que se encuentran BitTorrent y Bitcoin.

¿Qué es el InterPlanetary File System – IPFS?

IPFS es un sistema distribuido de archivos peer-to-peer que busca conectar todos los dispositivos informáticos con el mismo sistema de archivos y que garantiza la disponibilidad permanente de los archivos al permitir que existan múltiples copias en los diferentes nodos de la red. Para ello, redirige las comunicaciones basándose en el contenido, en lugar de en el nombre como ocurre actualmente, proporcionando un modelo de almacenamiento de bloques por contenido de alto rendimiento, con hipervínculos direccionables por su contenido. Concretamente un identificador IPFS utiliza un hash criptográfico del contenido. Y ese hash garantiza, por lo tanto, con criptografía que siempre representa el contenido de ese archivo, por lo que si modifico algo, por pequeño que sea, ese contenido, el hash cambiará totalmente. Esto hace que simultáneamente se proteja de la manipulación de archivos y de su degradación, a la vez que hace que esos objetos sean inmutables.

El hecho de que esté basado en una red de nodos, consecuentemente hace que no exista en dichas comunicaciones un único punto de fallo, ya que si falla la comunicación con un nodo, puede acceder al de otro. Y además hace las comunicaciones más eficientes, ya que permite la transmisión a través de varios nodos simultáneamente. Y además es importante destacar que estos nodos no necesitan confiar en el resto de nodos de la red.

Los hashes que utiliza IPFS son cadenas largas que resultan difíciles de recordar, por lo que se ha creado el IPNS (InterPlanetary Naming Service), una capa que permite que se utilicen nombres en su lugar, y que aunque actualmente es muy básico, es casi seguro que irá evolucionando. También permite el uso del DNS (Domain Name System) para permitir los enlaces legibles por humanos. Además IPFS planea el uso de Namecoin, lo que permitirá en un futuro crear una web completamente descentralizada y distribuida, sin necesidad de que exista una autoridad central en todo el proceso. Namecoin es un sistema de registro de nombres de código abierto basado en Bitcoin y que permite el registro en una cadena de bloques como la de la criptomoneda de los nombres de los dominios de manera distribuida.

Además de los beneficios ya mencionados de IPFS, al ofrecer además una distribución de datos descentralizada, hace posible el acceso a contenidos de Internet incluso sin conexión, algo que HTTP no puede hacer, y que sería de inestimable importancia especialmente en países en los que la conexión a Internet es mala o inestable o en zonas o regiones alejadas de las áreas metropolitanas con buena conexión a Internet.

Los orígenes mexicanos de IPFS

IPFS está en fase de desarrollo y por tanto es aún un prototipo. La versión alpha se lanzó en febrero 2015, y desde entonces, la comunidad de código abierto liderada por el mexicano Juan Benet sigue trabajando en su código, que cada vez es abrazado por más personas. En septiembre 2015, la compañía de hospedaje web Neocities, con más de 43.000 webs hospedadas en su servidor, se convertía en la primera gran empresa de Internet en implementar el sistema.

Juan Benet, el ideólogo de IPFS, es un joven mexicano que reside en Estados Unidos, país al que llegó para estudiar ciencias informáticas en la Stanford University. Tras su paso por la universidad, cofundó con algunos de sus compañeros y lideró el desarrollo de Loki Studios, una compañía de videojuegos para móviles adquirida por Yahoo en mayo 2013. Más adelante trabajó en StartX y en 2014 fundó Protocol Labs, desde donde capitanea el proyecto de IPFS con el objetivo de reemplazar los protocolos que han liderado Internet durante estos 20 años.

Habrá que esperar a ver cómo evoluciona IPFS y si consigue universalizarse al igual que HTTP, pero todo apunta a que los protocolos de Internet que nacieron hace ahora 20 años, podrían tener los días contados. Y es que, desde aquellos años 90 del siglo pasado, la evolución de la tecnología en todos los ámbitos ha sido radical, quedando por el camino sistemas ya obsoletos que han sido mejorados y actualizados y ¿por qué no iba a ser ésta también la deriva de la tecnología en la que se basa Internet? Como dice Benet, su creador: “Cuando se tiene IPFS, puedes empezar a buscar en todo lo demás de una manera detallada y entonces te das cuenta de que lo puedes reemplazar todo”.

¿Será la visión de Benet de una web distribuida, más ágil, más permanente y resistente a la censura, el futuro de Internet?

EPL

© OroyFinanzas.com

Sobre el autor

OroyFinanzas.com
El equipo de analistas de OroyFinanzas.com y sus autores invitados para fomentar el entendimiento del dinero.
mencionado en: