(OroyFinanzas.com) – El mercado argentino ofrece a partir de este mes la posibilidad de negociar con oro. La Comisión Nacional de Valores de Argentina aprobó la reglamentación para que los inversores puedan adquirir los contratos a futuro sobre ese activo. La operatoria se realizará bajo las mismas condiciones que se aplican en las principales plazas internacionales.

La crisis internacional y el consiguiente derrumbe de los índices globales más importantes renovaron el interés por activos considerados refugio. Este fenómeno puede rastrearse desde principios de 2008, cuando quebró Lehman Brothers. En ese momento, gran parte de los inversores se volcaron a comprar bonos del Tesoro estadounidense, a mantener liquidez en dólares y a concretar contratos a futuro de commodities. La intensificación de la crisis que comenzó a erosionar la economía estadounidense provocó la huida de activos vinculados con el dólar. El monumental déficit presupuestario de Estados Unidos, acentuado para amortiguar el derrumbe de bancos, actuó como impulsó para los grandes jugadores del mercado global para buscar otras alternativos de inversión. En este contexto, el activo que mantuvo una tendencia alcista desde ese momento fue el oro.

“La elección del oro como reserva de valor impulsó su precio, que llegó a duplicarse en los últimos tres años, marcando record de actividad y de precio, tras la crisis”, explicó el titular de la CNV, Alejandro Vanoli. Según estimaciones de la Futures Industry Association (FIA), el futuro sobre oro del New York Merchantile Exchange es el segundo más negociado en el mundo, con 38,4 millones de contratos anuales. A partir de este antecedente es que las autoridades reguladoras dispusieron acercar este instrumento a inversores locales. “La idea es brindar una alternativa de cobertura de precio para los activos domésticos relacionados al metal”, explicó el titular de la CNV.

Este tipo de contratos, englobados bajo la característica de derivados financieros, responde a los cambios en los precios del activo que lo respalda denominado “subyacente”. Es así que existen futuros sobre productos agrícolas, ganaderos, metales, energéticos, divisas, acciones, índices bursátiles y hasta tasas de interés. También están los hipotecarios, que protagonizaron la debacle financiera en los Estados Unidos. Estos papeles requieren de una pequeña inversión inicial y se liquidan al alcanzar la fecha pactada.

Entre las condiciones contempladas por el regulador argentino se determinó que un contrato de futuros sobre oro equivale a cien gramos del metal.

Fuente: Página 12

© OroyFinanzas.com

 

Más sobre

Marion Mueller is the co-editor of OroyFinanzas.com since 2004.