Lingotes de oro y plataMadrid, 22 Diciembre 2011 (Análisis GoldMoney) – Durante buena parte del día de ayer los precios del oro y de la plata estuvieron al alza, después de que el Banco Central Europe (BCE) anunciara que ofrecerá numerosos préstamos a tres años a los bancos europeos en apuros. El oro llegó a cotizar por encima de la marca de 1.640$ por onza troy, mientras que el precio de la plata pudo volver a superar los 30$ por onza. No obstante, durante la tarde los precios volvieron a retroceder a medida que aumentaba el pesimismo en los mercados sobre el impacto de dichas medidas del BCE.

A pesar de estas medidas tan poco usuales para el BCE – según señala James Turk en una entrevista con King World News, los bancos centrales normalmente sólo conceden préstamos a un plazo de pocas semanas – el rendimiento de los bonos italianos y españoles subieron a lo largo del día. De hecho, el BCE se vio obligado a comprar más bonos italianos para evitar que su rendimiento siguiera subiendo.

Algunos analistas esperaban que el aumento de préstamos por parte del BCE animaría a los bancos a comprar más deuda soberana, para así aliviar la presión sobre el rendimiento de los bonos griegos, italianos y españoles. No obstante, debido al enorme riesgo de pérdidas sobre estos bonos en el caso de una posible insolvencia total o incluso parcial (los inversores privados ya sufren una quita del 50% sobre los títulos de deuda griega), lógicamente muchos bancos tienen recelo de seguir prestándole dinero a los gobiernos mediterráneos. Asimismo, Morgan Stanley opina que la “operación de refinanciación a largo plazo” del BCE sólo cubrirá un 20% de la necesidad de desapalancamiento de los bancos europeos (2,5 billones de euros).

Al final, a pesar del optimismo inicial con el que se acogió esta última medida del BCE, los gobiernos de la eurozona siguen enfrentándose a inmensas dificultades estructurales. Darle dinero fácil a los bancos no es la panacea para todos estos problemas.

Aunque los indicadores de la economía de EEUU están subiendo debido al aumento de la oferta monetaria por parte de la Reserva Federal, ayer fue un día de mal agüero para los EEUU: el día en que la deuda del país, restando las ganancias en las subastas de bonos ya realizadas, alcanzó 15.182.756.264.288,80 dólares– o 100,012% de su PIB.

Según Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart, economistas de University of Columbia y autores del aclamado libro This Time is Different: Eight Centuries of Financial Folly (2009): “la relación entre la deuda del gobierno y el crecimiento real del PIB es floja para un ratio deuda/PIB por debajo de un 90%. Por encima de un 90%, las tasa media de crecimiento cae en 1%, y el promedio de crecimiento cae incluso más”.

En los próximos años esta cifra sólo irá de mal en peor. Las predicciones más optimistas prevén una reducción del déficit presupuestario de un 9% del PIB actual a un 3% en 2016. Más deuda soberana y menos crecimiento son los dos temas que seguirán dominando la economía de EEUU durante un buen tiempo.

GoldMoney News Desk

Cautela en los mercados tras las nuevas medidas del BCE (Análisis GoldMoney)

Más sobre

Marion Mueller es la fundadora y co-editora de OroyFinanzas.com desde 2004.