(OroyFinanzas.com) – Existe la creencia de que los Krugerrands contienen menos oro porque  puesto que tienen  22 quilates, frente por ejemplo a los Canadian Maple Leaf que tienen  24 quilates. Pero los Krugerrands  contienen exactamente la misma cantidad de oro que los Canadian Maple Leaf. Todas las monedas de oro de inversión de una onza, contienen la misma cantidad de oro: 1 onza. Las monedas de oro de 22 quilates contienen 1/11 parte de una onza de metales básicos, generalmente cobre, o plata.

El  quilate designa la ley también llamada pureza de los metales preciosos. Un quilate representa la 1/24 parte de la masa total de la aleación que la compone (aproximadamente el 4,167%).

Si el oro es de 18 quilates, tiene una pureza del 75% y su aleación se compone de 18/24 ó ¾ partes de oro y el reto suele ser plata o cobre. El oro de 24 quilates o (1000 milésimas) son 24/24 partes de oro y es oro puro.

Las monedas de inversión de oro British Britannia, American Eagles o los Krugerrand sudafricanos, están fabricados con oro de 22 quilates. Las monedas Filarmónicas de Viena, los  Australian Nuggets, los Canadian Maple Leaf, y los Pandas Chinos están fabricados con oro 24 quilates.

¿Por qué se fabrican monedas de 22 quilates?
A lo largo de miles de años las monedas de oro se han acuñado siguiendo diferentes patrones de pureza. En el siglo XIX, la mayoría de los países acuñaban purezas de .9166 (22 quilates) o de  .900, dependiendo de si los sistemas de acuñación contaban con influencias británicas (22 quilates), o se regían por los estándares de Europa Continental (.900 fineza).

Las monedas de oro de Estados Unidos suelen  utilizar el sistema continental de pureza .900, mientras que Canadá hace uso de los 22 quilates para la fabricación.
El estándar mínimo aceptado para las monedas de oro para ser consideradas como oro de inversión sin IVA en la Unión Europea, es de 900 partes por mil, equivalente a 21,60 quilates.

La pureza de 22 quilates se ha considerado a lo largo de miles de años una buena aleación para las monedas de oro. El oro de ley .900 tiene prácticamente las mismas propiedades que el de 22 quilates.

24 quilates de pureza
El propósito fundamental que tenían las monedas de oro era el de circular como dinero, por lo que había que alearlas para que tuvieran una mayor dureza. Pero para las monedas de oro de inversión destinadas exclusivamente al almacenamiento, no existe ninguna razón por  la cual no se deba utilizar oro puro.

En la práctica resulta muy  difícil refinar cualquier sustancia al 100% de su pureza, por lo tanto el oro de 24 quilates es solo una aproximación. Es más apropiado referirse a la pureza del oro puro como .9999.  Las monedas de oro puro resultan bastante más económicas de acuñar que las de aleación. Ya que el oro fino no necesita aleaciones, se eliminan de esta manera varias fases de la producción, y consecuentemente se abaratan costes.

© OroyFinanzas.com

 

Más sobre

Marion Mueller es la fundadora y co-editora de OroyFinanzas.com desde 2004.